R E S I S T E N C I A

El exotismo es esencialmente el desconocimiento por una cultura o sociedad. Cuando algo es cercano a nosotros, deja de ser exótico. Históricamente la mirada y la representación en Latinoamérica ha estado en manos de europeos / estadounidenses y fotógrafos locales pertenecientes a las clases acomodadas de nuestra región.  Proyectando sobre nuestro continente esas expectativas de exotismo en forma de clichés y estereotipos. Ese imaginario latinoamericano que ciertamente continúa con una relación de poder entre el  norte y  sur, ricos y pobres. 

La fuerza que tienen los fotógrafos nativos o extranjeros residentes en su región, y que conocen en primera persona esas realidades, es particularmente poderosa. Me interesan los autores que exploran un tema y reflexionan sobre el mismo pero que además viven donde trabajan. Es allí donde se conjuga la pasión con el corazón,  un motor que impulsa a estos fotógrafos a realizar proyectos que resistan el tiempo y la inmediatez de las modas o redes sociales. Donde sus imágenes se llenas de múltiples capas  dando al espectador la posibilidad de un abanico de interpretaciones. Esa pasión que nos acerca a la verdad potenciando esas  historias en documentos modernos  de nuestra sociedad.

 La independencia es la mejor forma de resistir.